Print this page

Proverbio chino

Nov 12, 2012 Read 977 times
Rate this item
(0 votes)

a_quiros

Proverbio chino

Álvaro Quirós, periodista deportivo.

a_quiros

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”

En un país donde la crisis empieza a ir peor, y en un pueblo, como el nuestro, que está endeudado hasta las trancas -debido a una mala gestión demasiado prolongada de la misma persona-, crecer en el aspecto económico es algo que se cotiza, nunca mejor dicho, al alza.

Durante años, y por no decir que ahora también, los clubes puertorrealeños han estado sobreviviendo gracias a las ayudas de las arcas municipales, provinciales y autonómicas. Dinero que fluía temporada sí y temporada también para hacer que los clubes fueran ascendiendo en categoría y, en algunos casos, se olvidaran de retroalimentar el éxito de sus primeros equipos para formar una cantera o captar nuevos deportistas.

Llegaron las vacas flacas, desaparecieron las ayudas y, con ello, llegó la desaparición de referentes que colocaban a Puerto Real en el panorama nacional, autonómico y provincial. Los clubes han quedado, desde entonces, a la deriva, sin saber qué hacer, buscando como pueden las ayudas en comercios o empresas locales con más pena que gloria.

Todo ello era “alimento para un día”. Ninguno de los clubes de nuestra localidad se dio cuenta -y los que se dieron cuenta intentaron aprovecharse para sacar beneficio económico más que otra cosa- de la importancia de saber producir o saber pescar alimentos para el resto de sus días.

Clubes endeudados hasta las trancas, desaparecidos y con intereses más alejados del deporte. Ninguno se preocupó “comprar” o apostar por una “caña de pescar” para garantizar su repercusión y, con ello, atraer a nuevos inversores o patrocinadoers. Porque, al fin y al cabo, la imagen lo es todo. El run-run de un club, bien dirigido y articulado -y no haciendo auténticas animaladas-, puede ser garantía de éxito para un club en el noventa por ciento de los casos -el otro diez por ciento del éxito queda reservado a que los directivos sean competentes-.

Y cuando me refiero a ese diez por ciento, quiero hablar de aquellos que formulan frases del tipo "eso lo hago yo con..." o "eso no vale pa' na'". Gente que subestima el poder de la palabra y prefieren seguir viviendo en un mundo que ahora no se sostiene.  

En Puerto Real hemos tenido dos -o si me apuran tres- ejemplos a seguir en los últimos 20 años en cuanto a repercusión mediática. Directa o indirectamente, las crisis pasadas les golpearon dejando un mensaje entre líneas que nadie ha sabido captar hasta ahora: “Que os enseñen a pescar y estaréis alimentados el resto de vuestra vida”.

{jcomments on}